En espacios tan grandes como las naves industriales, es un poco complicado escoger una correcta iluminación que abarque todo el espacio. La luz no es suficiente y como estas estructuras constan de techos altos, las luces artificiales se alejan de la superficie. Por lo que hay que saber iluminarlas de una manera correcta teniendo en cuenta el costo energético.

Hoy en día, dado el alto costo de los recursos energéticos sin duda alguna la tendencia es iluminar las naves y almacenes con iluminación industrial por LED. Por lo general, las naves industriales cuentan con este tipo de iluminarias a partir de 50W hasta es posible llegar a los de 500W. Mientras más altura más Watios será necesarios.

No obstante, lo importante es fijarse en que la luminaria tenga:

  • un alto rendimiento lumínico
  • una larga vida útil.
  • un índice de protección alto contra la humedad y/o agua

Consejos para iluminar naves industriales

iluminación naves industriales

Siempre puedes aprovechar las bondades de la luz natural. Si el espacio cuenta con ventanales o techos que permitan el ingreso de este tipo de luz, podrás apoyarte en esto y así te será más sencillo encontrar lámparas sirvan como complemento. Es importante tener presente la hora que comienza a entrar la luz natural en las estancias y como afecta a los puestos de trabajo. Tanto la luz en exceso como en defecto son perjudiciales, puede ser conveniente utilizar claraboyas que aprovecha la luz natural o en algunos casos te resultará conveniente colocar persianas opacas para ayudarte a subir o bajar el acceso de la luz a la nave industrial.

En la tienda de il-lumina.com puedes encontrar luminarias ideales para el sector industrial como las campanas de luz LED perfectas para áreas de trabajo específicas.

Una solución alternativa son pantallas estancas LED de uso profesional, con rendimientos superiores a 130 Lúmenes/W, un IP65 ó IP66 y con una resistencia de hasta IK10.

pantalla estancapantalla estanca

Para espacios abiertos o en el exterior u otros rincones que requieran de gran iluminación,  los focos proyectores LED industriales tienen muy buen funcionamiento y durabilidad.

proyectores hexagonos

Otra recomendación es que la instalación se haya hecho correctamente, si no en algún momento la luz puede comenzar a parpadear y esto puede ser perjudicial para la vista.

Asimismo, puedes seguir los siguientes consejos:

  • Recurre a la iluminación por fases. De esta manera podrás modular la cantidad de luz que consideras ideal para el espacio. Esta alternativa también te ayuda a ahorrar energía eléctrica.
  • Pon en uso nuevos sistemas de iluminación LED. Son más eficientes que las luces tradicionales.
  • Escoge para cada espacio una luminosidad adecuada al mismo. Por ejemplo, en lugares donde los trabajadores tengan que realizar el ensamblaje de piezas puedes colocar lámparas potentes que permitan la regulación de su intensidad.
  • Opta por una iluminación uniforme para que no se creen sombras.
  • Adapta reguladores  para que a una hora en concreto la luz se apague. Estarás ahorrando energía y dinero.
  • Dependiendo de la tarea que las personas vayan a desarrollar dentro de la nave industrial, escoge la tonalidad de la luz.
  • Utiliza proyectores con protección IP65 para iluminación exterior nave industrial,y así iluminar también tu fachada.

 

¿Cuántos lúmenes necesito para una nave industrial?

Esto depende en gran parte de la actividad que se realizará en la nave industrial. Recuerda que si instalas una mala iluminación, los empleados podrán experimentar cansancio a la hora de trabajar, lo cual puede remitir a accidentes laborales.

La iluminación industrial interior

Un espacio adecuadamente iluminado depende de ciertas cosas como la calidad, pero también cantidad de iluminación. Por lo tanto, a continuación, encontrarás cuántos lúmenes son necesarios para iluminar una nave industrial según el lugar:

  • Almacenes y/o depósitos: varían entre 50 a 400 lux.
  • Área de producción (industria de alta precisión): 1.000 a 3.000 lux.
  • Misma área pero en industrias básicas: 300 a 800 lux.
  • Talleres de montaje de piezas medianas: 300 a 1.000 lux y de piezas pequeñas entre 500 a 1.200 lux.
  • Cámaras frigoríficas: 100 s 250 lux.
  • Trabajos finos en máquinas: 1.000 a 3.000 lux.
  • Espacios para el embalaje: 100 a 400 lux.
  • Área de producción en una industria de precisión: 600 a 2.000 lux.

Una de las mejores opciones para la iluminación en una nave industrial es remitir las dimensiones, altura y el uso que se le dará. En base a esto se podrá definir el exacto tipo de luminosidad necesaria para alcanzar una eficiente y adecuada iluminación.

No obstante para una correcta optimización de las necesidades aconsejamos un proyecto de iluminación.

La iluminación de un almacén o una naves es un entorno complejo, no es solo instalar luminarias o lámparas para iluminación industrial. Es necesario realizar un proyecto de iluminación que identificará las necesidades de su negocio, de esta manera se señalarán las ubicaciones óptimas y mejores de iluminación. Todos los espacios entran en este proyecto. De los más frecuentados a los menos frecuentados. Además de la belleza, una buena iluminación del almacén garantiza la seguridad.

Evaluar las necesidades de cada puesto de trabajo es importe.

¿Qué necesita la ubicación? ¿Cuál es la rutina de trabajo? Estas cuestiones hay que ponerlas en consideración  a la hora de diseñar el proyecto de iluminación. Cada lugar merece atención aunque algunos reciben más iluminación que otros. Ya sea por el flujo de personas o necesidades. El proyecto debe pensar en este tema. Y, como dijimos antes, incluso los lugares menos frecuentados necesitan atención. Desde oficinas, líneas de montaje hasta almacenes.

¿Cómo ha evolucionado la iluminación industrial?

En un principio se recurría a un alumbrado general de la mano de campanas de lámparas de descarga. Con ambos, se conseguía el objetivo de iluminar una nave industrial, donde se suelen llevar a cabo procesos de producción.

Al respecto, vale indicar que los trabajadores logran un mejor desempeño si la iluminación es la indicada. Es más, si ocurre lo contrario pueden presentarse accidentes laborales. Así lo reveló un estudio realizado por la consultora AT Kearney, “Beneficios cuantificados de Human CentricLighting”. La mejora de la productividad se incrementa en un 13% con luces adecuadas, a la par que la tasa de incidentes disminuye un 11%.

Asimismo, anteriormente, se recurría a una luz mezcla, que consiste en una lámpara incandescente que permitía que el alumbrado general aumentase su rendimiento. Con los años, pasó a usarse el vapor de mercurio que brindaba mejores condiciones que las anteriores opciones. Posteriormente, las lámparas de halogenuros metálicos fueron las que pasaron a usar por la correcta descripción cromática que facilitaban y su buen rendimiento lumínico.

De esta forma, estas lámparas eran  las perfectas para iluminar grandes espacios y a costos accesibles. También es importante tener en cuenta que las de halogenuros metálicos disminuyen el tiempo de la luminosidad debido al deterioro producido por el gas que proviene de su interior, lo cual aumentaba el consumo de luz.

En los últimos tiempos y muy extendido, otra opción era la de iluminar la nave industrial con un alumbrado fluorescente, pero para ello se requiere la utilización de múltiples focos para alcanzar un nivel de luminosidad medianamente aceptable, lo cual puede significar costos sumamente altos. Esta alternativa era más usada en industrias para alumbrar mesas de trabajo o espacios para la producción. Así se logra una mejor calidad de iluminación en estos sectores.

Pero sin duda hoy en día, la iluminación LED, por su durabilidad y eficiencia energética, ha conseguido superar todas estas tecnologías ya obsoletas.